miércoles, 18 de octubre de 2006

Bioenergia

Una investigadora de campos electromagnéticos habla de su particular
visión de "eso" que rodea a los cuerpos y que ella denomina
bioenergia.

Hace 82 años cuando USA entraba en la 1ª guerra mundial, una niña de
8 años de una granja de Indiana sufrió dos experiencias cercanas de
muerte en rápida sucesión, el trauma la llevo a permanecer en un
estado alterado de conciencia durante seis meses. No podía
alimentarse sin ayuda, su familia había perdido la esperanza de que
viviera.

Sin embargo, cuando su conciencia volvió a la tierra, recobro la
salud. Con el correr del tiempo, empezó a leer textos universitarios
y se convirtió en una erudita en su campo, enseño en las
universidades de Columbia y de Iowa, y desde 1947 en la de
California donde hoy es profesora emérita del departamento de
Ciencias Fisiológicas. Con cuarenta años de carrera, La doctora
Valerie Hunt ha llegado a ser la principal autoridad científica
mundial sobre un fenómeno del que se ha hablado durante muchos
siglos, pero que nunca fue medido científicamente : el aura humana.

A fines de la década de los 60, la Dra. Hunt empezó a medir el aura
de la gente, ella lo llama bioenergia humana, y encontró que
contiene información relacionada con las condiciones y enfermedades
fisiológicas, emocionales y del nivel consciente de una persona.

Su "descubrimiento" de que el aura existe y que contiene importante
información hizo que sus propias creencias se desmoronaran, sobre
todo al descubrir que el aura puede ayudarlo a uno a comprender una
de las ideas mas controvertidas y cargadas del vocabulario místico
de hoy, las vidas pasadas.

Hunt no tiene e-mail ni pagina web, porque su teléfono suena
constantemente y no quiere mas "publicidad"

Muchos de los llamados son de médicos que tienen conciencia de que a
pesar de los análisis químicos y los tratamientos para curar las
enfermedades, no lo saben todo. Ha escrito varios libros, entre
ellos Mind mastery meditations, infinite Mind: The science of human
vibrations, Naibu, a spiritual universe, etc. Hunt hablo con Don
Wood de la revista Magical Blend en su consultorio a sur de
California.

¿Qué es la bioenergia humana?

La bioenergia se crea cuando la energía eléctrica de los átomos del
cuerpo se comunica con la del mundo exterior, afectándose
recíprocamente. La clave esta en esa transacción, por ejemplo si
ponemos gente en una habitación y eliminamos la energía
electromagnética la energía del cuerpo enloquece y se producen
grandes perturbaciones emocionales, los órganos individuales tienen
campos pero los registros de los órganos están en la porción baja,
magnética, del espectro electromagnético, y no en la parte alta, que
es eléctrica. La frecuencia mas alta que se ha registrado para un
órgano es de 150 ciclos por segundo (cps).

El campo bioenergetico humano empieza a los 400 cps aproximadamente
y llega hasta un millón.

¿La bioenergía es lo mismo que el aura?

Sí, es lo mismo, Sin embargo, no la llamo así porque ha habido
tantas exageraciones y mentiras respecto del aura, tanta
confusión... pero existe.

¿Qué aplicación práctica tiene saber que el aura existe?

La bioenergía abarca a todo el ser humano: la salud, las emociones,
el aprendizaje, la creatividad, lo que usted quiera. Es el campo
desde donde primero tiene que venir toda la información, antes de
llegar a los sentidos. Dentro de cincuenta o cien años, la base de
toda educación será a través de ese campo, y no sólo a través del
intelecto y de los sentidos. La bioenergía es la frontera de la
salud humana. Cuando en este campo hay perturbaciones, tarde o
temprano se manifestarán en el cuerpo humano. Pero los campos varían
en términos de fuerza. En el campo de un fumador, por ejemplo,
cuanto mas fuerte sea el campo más podrá soportar los efectos
tóxicos del tabaco. La bioenergía ayuda a regenerar los miembros, yo
misma lo he visto. Porque aun cuando un miembro pueda no estar más,
el patrón de energía del campo permanece durante un tiempo. Este es
el fenómeno del llamado «miembro fantasma». Si el campo energético
todavía está allí, y uno lo siente, dentro del patrón de energía uno
tendrá tejidos que crecerán de nuevo. Algunos médicos ahora dicen
que podremos incluso hacer que vuelva a crecer el corazón, de modo
que no necesitaremos trasplantes, aunque aún no hemos llegado a ese
punto.

¿Qué diferencias hay en la bioenergia entre una persona y otra?

En algunas alcanzó a registrar 100.000 ciclos por segundo, que es lo
más alto a lo que pueden llegar. Otras llegan a 250.000 cps, y aun
siguen subiendo, pero necesitaría mejores instrumentos para
medirlas. Algunas personas tienen toda la gama de frecuencias y
pueden utilizar cualquier escala que necesiten. Eso se llama salud.
Si hacen algo físico, tendrán más frecuencias bajas. Si hacen algo
intelectual, tendrán más frecuencias de la parte media de la escala.
Si hacen algo místico y espiritual, tendrán más de las frecuencias
altas. Pero no están encerradas en ninguna de ellas. Uno se
encuentra en problemas cuando se queda encerrado en una escala de
frecuencia y amplitud en particular.

Usted empezó su carrera como una neurofisiologa tradicional. ¿Cómo
se sintió al empezar a explorar la bioenergia y ver que cambiaba su
visión del mundo?

De niña era una mística, pero lo bloqueé, simplemente porque era
demasiado difícil. El mundo no estaba preparado para mi intuición y
mis insíghts, así como el hecho de que me atreviera a ver otras
cosas. Como neurofisióloga había sido entrenada con los
procedimientos estándar, y sabia todo lo que había que saber sobre
el cerebro y los músculos. Creíamos que lo sabíamos todo. Entonces
encontré a un sanador de aura que me ayudó a devolverle la vida a un
músculo enfermo de polio, algo que, en esa época yo creía imposible;
esto hace cerca de treinta años. Realmente tuve una conmoción cuando
apareció el rolfing y fui testigo de cambios en el rendimiento que
no podía describir fisiológicamente. Luego, estudie a bailarines que
se ponían en trance, y descubrí algo que nunca había visto antes: un
campo de energía. Fue en la primera conferencia sobre acupuntura en
la Universidad de Stanford cuando, por primera vez, me di cuenta de
que probablemente se trataba de ese campo de energía que yo estaba
explorando. Intelectualmente, pasé por una gran lucha interior para
poder decir que si bien la fisiología y la neurología son muy
importantes, no son la respuesta.

¿Qué le dijeron en la Universidad de California sobre esto?

Me llamaron y me preguntaron: «¿Qué hace usted en su laboratorio?»
Respondí: «Trabajo en la frontera del conocimiento humano y quiero
que ustedes me protejan». Y así lo hicieron, siempre.

¿Cuál es el futuro de la bioenergía? ¿Cómo puede seguir
desarrollando su descubrimiento la ciencia?

Debemos hacer tres cosas. Primero, establecer un banco de datos del
campo de energía de la gente a medida que crece, desde la infancia
hasta la adultez. Segundo, debemos hacer un inventario de los campos
de energía de las enfermedades -o sea, tenemos que estudiar lo que
sucede con el campo cuando la gente es tratada mediante la
imposición de manos, el tai chi, instrumentos eléctricos, etc.-.
Tercero, debemos estudiar los campos de la persona que intervienen
en el tratamiento. Después de todo eso, finalmente, podremos hacer
lo que la medicina nunca pudo, o sea, decir:
«aquí está el mejor tratamiento y la mejor atención médica para esta
persona con esta enfermedad, basados en todas las energías
involucradas». Será algo altamente específico y no existe hoy nada
en la medicina que vaya tan lejos.

Un trabajo del doctor Larry Dossey afirma que el uso de la plegaria
como medicina es muy prometedor. ¿Cómo se relaciona la plegaria con
el campo bioenergético?

La plegaria hace que el cuerpo enfermo de la persona entre en
niveles de vibración más elevados, de modo que su campo se vuelve
más poderoso y coherente. Si se identifica con precisión adónde va
la energía de la plegaria, y el campo de esa persona es receptivo a
esta clase de energía, en cierto nivel se tendrá una curación
instantánea. La plegaria de una persona no se puede comparar en
absoluto con la de toda una iglesia, o con la de una terapia grupal.
Cuando usted tiene a toda una iglesia rezando, tendrá frecuencias
más altas y una mayor amplitud. Es la misma diferencia que existe
entre una pequeña tormenta de viento y un gran huracán.

Toda la información se encuentra en el campo. La mente puede
descifrarla igual que un televisor decodifica las señales
audiovisuales. La mente es el decodificador mas grande del mundo, si
la dejamos decodificar y no nos confundimos con nuestra basura
emocional. Lo más importante que estamos descubriendo sobre el
origen de la anticoherencia en los campos es que está relacionado
con las emociones. Las emociones organizan el campo, de modo que las
emociones destructivas y disociadoras lo organizarán
destructivamente.

¿No es esto un salto muy grande, viniendo del trabajo más científico
que hace usted?

No, no lo es. Lo que digo es que cuando los campos de una persona
son coherentes y su espectro es completo, ella tiene la capacidad de
comprender información que no proviene de los sentidos. La
información proviene del campo y el campo es información. Es un
sentido más elevado que el cerebro. Y si una persona alcanza esa
etapa con firmeza, puede hacer exactamente lo que yo hago.

¿Cuál es el mensaje principal de su libro Mi'nd Mastery Meditations?

La mayoría de los libros de meditación están para hacemos la vida un
poquito más fácil, o para libramos del dolor. Este libro no. Este
libro dice: «Si usted es dueño de su mente, puede cambiar las cosas
y alcanzar su potencial más elevado». Enseña esto paso a paso.

Las sociedades, o ciertos períodos de la historia humana, ¿tienen
también sus campos característicos?

Sí. Los campos tienen que ver con la manera en que la gente de
ciertas culturas maneja sus emociones, En nuestra cultura la mayoría
de los campos están muy reprimidos, porque no somos muy libres en lo
emocional. hay culturas que fluyen con su entorno mucho mejor que la
nuestra, como las orientales o las del sur del Pacífico. No logran
lo que logramos nosotros porque no tienen el espectro completo, pero
sí tienen vibraciones mas elevadas, y nosotros necesitamos eso.
Aunque la agresividad de las culturas industrializadas es
importante, la hemos exagerado y llevado demasiado lejos. Pero
estamos cambiando. Puedo verlo cuando testeo los campos de la gente,
ya que ahora se necesitan menos personas para crear un espectro
completo. Creo que estamos viviendo un gran momento.
http://perso.wanadoo.es
Compartido por:

No hay comentarios.: