martes, 12 de abril de 2011

Un regalo de Dios!


El reciente fin de semana tuve oportunidad de ser iniciado en Magnified Healing, lo que tambien significo un retiro, de fin de semana para mi, en casa de amados y luminosos amigos, Syreane y Adonel. Junto con la Luna nueva de inicios de Abril, senti necesidad de iniciar mi proceso de conocer en profundidad que es Magnified Healing. Asi que decidi ponerme en manos expertas y como el Universo responde siempre que hacemos peticiones claras; me entere que mis amigos ya tenian planificado el Taller para el fin de semana 09-10 de Abril, asi que decidi sumarse.

Para quienes aun desconocen que es Magnified Healing, puedo decir, ahora con propiedad, que es un regalo de Dios, ya que establece una corriente permanente de Energía, que va desde nuestro corazón hasta La Fuente. Si desean conocer mas respecto de esta tecnica y estas Santiago de Chile puedes visitar (http://www.lapuertadelsol.cl/index.htm) y ponerte en contacto con mis amigos.

Bueno, luego de varios años de practicas, mas bien, basadas en la filosofia budista, encontrarme con esta esencia de luz femenina del Buda, ha servido para equilibrarme y sentir el despertar de una energia dormida en lo personal. Ademas de sincronicamente tener varias lecciones, que me encantaria compartir con todos ustedes.

Siempre pense y crei fundamentalmente que la energia masculina era la que me proporcionaba fuerza, valentia y coraje, pero el re-encuentro con Kwan Yin y su energia a traves de esta Iniciacion me ha permitido encontrar en la sensibilidad de su energia una bella y maravillosa fuerza transformadora. Tambien sirvio de mucha ayuda la, idonea leccion, amorosa y compasiva enseñanza de un perfecto Maestro y Guia, quien en todo instante del Taller, fue complice y permitio la manifestacion de cada uno de nosotros como participantes. Gracias Adonel por tu cercana, suave y respetuosa manera de exponer y entregar el taller.

Tambien, la maravillosa leccion de Gloria. Por su hermosa, radiante vibracion y energia. Ella, una niña de seis años con quien tuve verdadero honor de compartir este taller y retiro; ya que solo basto que llegara a sentarse frente a mi para participar del taller y en su mirada pude reconocer una complice. Reimos e ironizamos, de nosotros mismos cada vez que tuvimos oportunidad. Ademas, cada vez que la recuerdo, rio a carcajadas, porque ella nunca me vio como ve la mayoria de las personas que me conocen, tanto asi que por la mañana del Domimgo me encajo una perfecta patada mientras estaba agachado acariciando a Paz; el gato de la casa de nuestros amigos. Gracias por tu alegria, por tus ganas, por tu decision, luz, vibracion y resonancia. Gracias por permitirme recordar que el juego de la vida es magnifico cuando estamos dispuestos a jugarlo plenamente y sin juicios. Gracias por verme como un complice de juegos y un partner. Gracias por hacerme ver que a cualquier edad se puede seguir sonriendo y jugando!. Gracias por regalarnos tu interna energia a tus bellos setenta y siempre. Sigue riendo y disfrutando.

Si en verdad la ceremonia de iniciacion fue potente y muy sensible, fue debido a que todos como participantes fuimos capaces de abrir el corazon y sacar el alma para compartir sinceramente.

Sin embargo, para mi la experiencia mas potente y profunda vino, desde una mujer que no habia participado del taller.

Ya cuando estabamos listos para regresar a Santiago, al caer la noche, fui invitado a compartir el ultimo te verde y el pan integral que alli, ellos hacen. Con agrado me encontre a la mesa con tres personas: Elena, Carlos y Tania. Elena llamaba la atencion porque, lo que Carlos conto, habia tenido un accidente cerebral y estaba recuperandose milagrosamente desde hace un año. Ella con una radiante sonrisa saludaba y hablaba animadamente con todos, ademas miraba atentamente como acomodabamos nuestras cosas en los bolsos para el retorno. A su lado una joven Tania, que en apariencia no superaba los 17 años, hacia las veces de interprete de ella cuando se le hacia complicado expresar lo que deseaba y a los demas dificil entenderla. Carlos, un hombre de unos cincuenta y tantos, muy animado conversaba y contaba anecdotas de lo que habian y estaban viviendo. Todo cambio subitamente para mi, cuando Carlos menciono que Tania, se habia hecho cargo de su madre. Me imagine sus miles de sueños frustrados, y su resentimiento a Dios por lo que les habia pasado. Sin embargo, Tania, cada vez que intervenida mostraba su enorme y luminosa sonrisa.

Luego de terminado el te, ellos ofrecieron llevarnos de regreso a Santiago, asi que complacidos aceptamos. En el trayecto, aproveche de conversar con Tania, y ella me aclaro como funcionaba todo en su casa, como organizaba y coordinaba todo el quehacer del hogar, sus cuatro hermanos y el cuidado de su madre; quien a estas alturas, ya comprenderan era una hija mas. Como buen consultor, le pregunte cuales eran las complicaciones y ella dijo, mis hermanos que estan en la universidad; pero en realidad ellos no son un problema, solo que a veces generan problemas. Pese a ello, ella reia naturalmente y seguia mostrando la ternura y alegria que habia estado todo el tiempo compartiendo.

Despues de un rato de conversacion, me fue imposible evitar que desde mis ojos derramaran lagrimas, debido a tanta em emocion. Fue cuando le di las gracias a Tania por el tremendo y maravilloso ejemplo que en lo personal me entrego. Por mostrarme toda la fortaleza que hay en muchas mujeres, como tu, por tu poder, maravillosa grandeza, valentia y amor sin condiciones. Por enseñarme a traves de tu magico y bello ejemplo; a traves de la verdadera entrega, por completo y sin condiciones, ni esperar nada a cambio, mas que la salud, armonia, equilibrio y felicidad de quienes amas. Gracias por tu profundo y verdadero amor, al realizar este servicio para tu hija-madre y familia.

Al escribir esta nota, aun sus ojos oscuros brillan frente a mi, con la irradiacion de la alegria, y los mios se nublan por la emocion. Hoy, quiero irme a dormir libre del reconocimiento que les debemos a ustedes queridas mujeres; por vuestra entrega y cuidados a mi y a toda la humanidad; por vuestro poder, por vuestra maravillosa energia y fortaleza, y que nos cuesta, muchas veces, a nosotros los varones reconocer. Gracias a todas ustedes por vuestra luz, por las lecciones que me han dado y seguiran dandome en la vida. Hoy mas que nunca reconozco todas vuestras virtudes, habilidades, bondades, talentos y belleza. Admiro vuestro poder, energia y les respeto mucho mas. Muchas gracias por las lecciones que me brindan, ya que a traves de ellas puedo aprender, crecer y avanzar. Sin lugar a dudas, la fraternidad es un gran circulo espiritual.

Un abrazo fraternal en la luz del amor
Daniel Miccael Sais
miccaelsais@earthcontact.net
http://miccaelsais.blogspot.com/

5 comentarios:

tania dijo...

que hermosa experiencia querido daniel,la verdad es que la energia universal y los maestros iluminan nuestra vida y nuestro sendero a cada segundo,es importante poder conectarse con la fuente y estar atentos a la magia que esta siempre presente alrededor para enseñarnos y mostrarnos que todo vibra en amor y que somos guerreros de luz,tenemos todos una gran mision pero lo mas importante es instruirnos para poder compartir estas bendiciones con nuestros hermanos que aun siguen buscando el sendero de la paz...muchas bendiciones,luz,amor y fuerza..
tania valenzuela

NANCY dijo...

Que lindo fin de semana, que linda experiencia,maravillosos momentos.Me pasan varias cosas con tu texto, me recordó pequeños momentos de mi vida en el pasado.
Me reì mucho con la patada de la niña!! Gracias por compartir tu experiencia Micca.

Anónimo dijo...

Daniel muchas gracias por compartir tu experiencia.
Sabes que hace ya tiempo que siento una gran atracción hacia la madre Kwan Yin, me emociona el solo mencionarla, y por A, B o C no he participado de los talleres.
También me he reído mucho con es patada tan bien dada al parecer jajajajajajajaja
Gracias gracias gracias
Abrazos y besos para ti
María Elena

Ana Maria dijo...

Gracias por compartir vuestras experiencias! Es de una belleza indescriptible como vamos sanando memorias del pasado a través del Amor y de la comprensión... Gracias, Namasté...

♥ Paula ♥ dijo...

Ese día vi tus ojos llenitos de gran humildad y emoción, expandías gratitud. Cabía sólo felicidad al verte.
Mágico fin de semana!!!
En este mensajes me identifico con la conexión de quienes compartieron de este regalo, muchas caritas de haberl@s visto antes, aún tengo esa rica sensación de familiaridad con todo lo que nos rodeaba.
Grandes Lecciones, Grandes Aprendizajes, Grandes Vivencias.

Gracias por SER, tu Luz es una inmensidad.